Los que me conocéis bien, sabéis que el debate de ideas me parece fundamental a la hora de construir proyectos políticos. Es necesaria una solidez indiscutible en los valores y en las ideas para poder desarrollar proyectos cohesionados, maduros y eficaces. Y ese debate de ideas, suele surgir cada vez que hablo de política con mis amigos. Tengo que decir que me considero afortunado de tenerlos de todo el espectro político –a los amigos no se les juzga, se les quiere como son y por lo que son-. Y me considero afortunado porque en esa confrontación de ideas desde el afecto, yo me enriquezco como persona y consigo entender cómo ve la vida un conjunto amplio y heterogéneo de la sociedad. Creo firmemente que comprender es el primer paso para poder aportar.

Pues dos de esos amigos son Andrés y Mateo. Con ellos comparto ideas fundamentales, necesidades, como la de una renovación en la política que permita recuperar su credibilidad, la de una gestión eficaz de los recursos o la de unos servicios públicos de calidad y gratuitos…

Desgraciadamente, votan a UPyD, pero eso, en la situación política actual, en la que es un partido al alza y llave de gobierno en Asturias –a priori-, hace que me parezca especialmente relevante una entrada de este tipo, que permita entender porque un conjunto de la sociedad ha decidido decantarse por un partido de reciente creación, y que puede dar el salto cuando dejen de ser  “el partido de Rosa Díez”.

Para profundizar en ese entendimiento, porque a pesar de que no estoy de acuerdo con ellos en muchas cosas sí me parece relevante entender su opinión,  son Firma Invitada* hoy. ¿Por qué UPyD?


Andrés Vega es amigo, casi economista y de Cangas como yo.

En toda Europa se vive una grave crisis económica y social, España es uno de los países a los que más está afectando (24% de paro frente al 10,5% medio europeo) y en Asturias, la región con la tasa de actividad más baja de España y la que tenemos, en muchos casos, subvencionada, llevamos un año con la administración paralizada por la incompetencia de los políticos.

Buscando a los culpables de la repetición de elecciones y consecuente parálisis hay que echar la vista atrás y  ver los comportamientos de cada uno en estos meses.

Foro, ganador de las elecciones, intenta gobernar como si dispusiera de mayoría absoluta  estando muy lejos de ella. PP, un partido que vota NO a cuestiones que lleva en su programa con tal de llevar la contraria a Foro. Y el binomio PSOE + IU que pudiendo presentarse a la presidencia para gobernar u obligar a los otros a ponerse de acuerdo, prefiere esperar que se cocinen en su salsa para recoger réditos electorales como finalmente sucedió.

En mi opinión los cuatro son culpables en mayor o menor grado, se preocupan de si mismos no de los ciudadanos.

Esto ya seria un buen motivo para dar la oportunidad a otros de intentar hacerlo mejor, que no es difícil, pero seria un voto en negativo , y no voto a UPyD por eso, sino por su programa del que voy a destacar los puntos principales.

Austeridad selectiva, ahorrar, pero importando donde y en que.  Fusionar municipios pequeños que no tienen capacidad para dar servicios a los ciudadanos y únicamente se justifican para colocar afiliados de los partidos “grandes”.  Todos los países desarrollados han hecho esto en los últimos 50 años. ¿Por qué nosotros no? ¿Por qué tenemos el doble o triple de concejales que los demás países? La misma organización de hace 200 años, ¿no han cambiado los tiempos? Es solo un ejemplo que podría aplicarse a entes de cualquier tipo que primero se crean y luego se les busca función. A los coches oficiales y a todo lo que es puro despilfarro. Hay que recortar en políticos.

Fraude fiscal. ¿Cómo es posible que tengamos un 20% o 25% de fraude fiscal y nadie haga nada por remediarlo? Lo dicen los estudios, pero en la calle se ve. X millones + 5 en B, estas facturas sin IVA, empresas con la contabilidad B mas grande que la legal. ¿Somos mas pillos que el resto de Europa? Rotundamente no, la mitad de inspectores fiscales, sin medios, multas ridículas, sensación de impunidad total del que defrauda. Esto es lo que explica que dupliquemos el fraude europeo. Esto no me lo invento yo ni UPyD, lo dicen los técnicos de hacienda. ¿Por qué no hacer caso al que sabe de cada tema en lugar de intentar controlarlo todo sin saber de nada?
Reduciendo el despilfarro y eliminando el fraude nos olvidaríamos de hablar de deuda y habría dinero.  ¿Qué hacer con él?

Mantener y potenciar la sanidad y educación publica. Tenemos una sanidad de las mejores del mundo, en lugar de tijeras,  ¿por qué no tener recursos para investigar y ser un referente? Capital humano existe para ello, pero tiene que irse fuera.

Apoyar a quien se arriesgue a crear  proyectos con posibilidades de generación de riqueza, esta es la base de las economías y aquí resulta mucho más difícil que en otros países en cuestión de tramites y requisitos económicos iniciales.

Regeneración democrática: necesitamos herramientas que permitan al ciudadano participar más en la democracia, tener más capacidad de decisión, y no estar condenados a elegir entre malo y peor.

Quiero votar a un partido que diga lo que haga y haga lo que diga, no merecemos que nos mientan una y otra vez, que nos traten como tontos.

Quiero transparencia en las instituciones, saber como y en que se gasta nuestro dinero (que es de todos, no de nadie).

Quiero tolerancia cero con la corrupción, un partido que denuncie a sus corruptos por el daño de imagen causado, no que lo tapen, presionen para que no se les juzgue y acaban recurriendo al “y tu más” (yo tengo 100 ladrones pero tú 200, así que, “que bueno soy”).

Quiero partidos que se autofinancien y que elijan candidatos en primarias, no que un señor de bigote me imponga al presidente a dedo o en una reunión secreta de 4 dirigentes (al mas puro estilo conclave eclesiástico para elegir al Papa).

Quiero que mi voto valga lo mismo, viva donde viva y vote a quien vote. Me gustaría ver listas abiertas para que no me impongan inútiles sin ninguna cualificación (pero muy leales al partido).

Sin ser perfecto, en UPyD encuentro casi todo esto propuestas económicas y sociales realistas y que merecen ser probadas.

Para acabar un par de reflexiones en forma de pregunta:  ¿alguien cree que quienes nos han llevado a esto, el PSOE o PSOE + IU van a sacarnos? ¿alguien cree que dos partidos con unos programas 90% idénticos, incapaces de ponerse de acuerdo ni para repartir billetes, preocupados únicamente de hacer desaparecer al otro, van a sacarnos de esto?

Voto con ilusión por cambiar esta ruina que son Asturias y España, por eso voto UPyD.

Un partido con pocos recursos, al que los medios de comunicación ignoran cuando no critican o manipulan, pero al que elección tras elección vota más gente, mayoritariamente joven por tener acceso a más y mejor información.  Y que dará mucho que hablar en el futuro. Hoy son decisivos numéricamente en Asturias, lo serán en más sitios. Políticamente lo son desde su nacimiento pues sus propuestas, que eran ignoradas, empiezan a ser tenidas en cuenta y están en la calle.

 

Mateo Morán es amigo, estudiante de ingeniería técnica industrial, cangués y orgulloso presidente de la peña El Mortero -como a él le gusta recordar siempre-.

Nunca me había interesado por la política. Ni antes de cumplir la mayoría de edad, ni después. Es cierto que siempre escuchaba lo que se decía en las noticias, leía los periódicos… pero nada más. Oír, ver y callar, que se suele decir. Era apolítico totalmente. Solía decir que no me interesaba ni los más mínimo, que todos los políticos eran iguales y que mi voto no iba a decidir nada. Que no pasaba nada porque me quedara en casa en el sofá y no fuera a ejercer mi derecho a voto. Ahora cuando lo recuerdo pienso que estaba loco.

Poco a poco empecé a preocuparme más, quizás por el desarrollo de los acontecimientos, esos que nos están llevando al borde del precipicio… (si es que se puede decir que aún no nos hemos  caído, que yo creo que sí, lo que pasa es que no sabemos cuándo nos podremos levantar). Empecé a profundizar en las ideas, propuestas y actos que llevaban a cabo los diferentes partidos pero, para qué negarlo, fundamentalmente PP y PSOE, ese binomio que sufre España. Había cosas que podían llegar a gustarme y estar de acuerdo en ambos,  pero para nada me sentía identificado con ninguno de ellos, y menos con sus incompetentes líderes. No creía ni creo en ellos. No porque no crea en sus intenciones (que a veces también me lo replanteo), si no por lo que les he visto hacer.

Con todo esto, pasé creo que 4 elecciones sin votar: Municipales y Autonómicas 2007, Generales 2008, Europeas 2009 y Municipales y Autonómicas 2011 si mal no recuerdo. Empezaba a tener ganas de ir a votar, para intentar cambiar las cosas, pero me fastidiaba bastante no encontrar a un partido medianamente decente, que verdaderamente intentara resolver los problemas de éste país y dejara atrás esa política tan antigua como vergonzosa del “y tú más”, que tan arraigada está entre nuestra demacrada clase política.

Había oído hablar de UPyD, y de su líder, Rosa Díez, una política que siempre me había caído bien, desde su etapa en el PSOE. Comencé a conocerlos, a escucharlos, y sobre todo, a comprobar con sus propuestas que decían lo que hacían y hacían lo que decían allí en los sitios donde habían obtenido representación. Consiguieron crear en mí algo que ningún partido en mis casi 23 años había logrado hasta entonces: ILUSIÓN.

Ilusión por ir a votar, por darme cuenta de que hay gente que quiere lo mismo que yo, por sentirme identificado. Y creo que por lo más importante: por ir a votar sabiendo lo que voto y sentir que mi voto va a servir para algo, por lo menos, para defender todas esas cosas en las que creo y que ellos cuentan en todos sus mítines de campaña, diferenciándose de los demás partidos en que cuando pasan los comicios, no cambian el discurso.

Ésa ilusión de la que hablo creo que es la que necesita este país, y que los dos grandes partidos no son capaces de transmitir, ni sinceramente creo que quieran, porque sus intereses se verían afectados. Creo que España debe acabar con ese bipartidismo imperante. Necesitamos un partido que no viva encasillado en la derecha o en la izquierda. Un partido que no coloque imputados en sus listas electorales. Un partido que quiere que los ciudadanos participen activamente en la vida política, no sólo con su voto en las urnas. Un partido que ESCUCHE a los españoles. Necesitamos un tercer partido nacional, que sustituya a esos partidos nacionalistas de los que el gobierno en cuestión echa mano cuando necesita ayuda. ¿Cómo puede ser que un partido que ni siquiera desea formar parte de este país pueda resultar tan influyente e importante en las decisiones que se toman sobre él? Es un disparate. Creo que necesitamos una reforma en la ley electoral para que partido regional con 300.000 votantes no tenga más representación parlamentaria que un partido nacional como UPyD, con 1.140.242.

No voy a entrar en las políticas de  UPyD, Andrés os las resume bastante bien. Yo sólo quería contar mi historia. Por qué me he decidido a votar. A votar por un partido nuevo, en auge, quizás poco conocido aún, y que en 4 años ha crecido en 900.000 votantes y que seguirá creciendo. Por qué pasé de ser un apolítico cerrado, a ir a mítines y a ser posiblemente un futuro afiliado a un partido político. Creo que muchas personas de ese millón y pico de votantes tienen una historia similar a la mía, y otras han venido de otros partidos decepcionadas y defraudadas conscientes de que votaban a un partido que no les escuchaba, y encima, les engañaba.

Esto es todo lo que siento hoy en día. Hasta ahora creo en ellos. Si algún día me decepcionan profundamente, dejaré de hacerlo. Un partido político no debe ser un equipo de fútbol al que apoyas pase lo que pase y haga lo que haga. Ése es otro de los grandes problemas de éste país, pero eso ya es otra historia. La mía está aquí escrita. La de por qué voto UPyD.

Imagen | Neto

Tagged with: