Stupidity and incompetence

On 31 agosto, 2011, in Política y Sociedad, by rober

Stupidity and incompetence. Esa es la frase sobre la que John Bird y John Fortune construyen un diálogo delirante sobre la crisis económica (Parte 1 y Parte 2 ambas en inglés, abajo la segunda subtitulada). Y, desgraciadamente, con ella se puede definir a muchos de los políticos que dirigen la economía mundial hacia no se sabe muy bien dónde.

Imagen de previsualización de YouTubeLeyendo a Ezra Klein por la mañana una frase hizo saltar las alarmas.

“The real yield on Treasury debt has […] turned negative.”

Los que estéis familiarizados con la economía -o las apuestas- sabréis que el yield es el retorno de una inversión, la cantidad de dinero que recibes por ella expresada en %.

Ejemplo: Apuestas 100 euros, obtienes 7 de beneficio = 7% de yield

 

Real Yield 2003-2011

¿Qué significa que el yield sea negativo? Pues, obviamente, que pierdes dinero. ¿Qué significa eso para el tesoro americano? Pues sí, exactamente, que reciben dinero gratis. No solo gratis, sino mejor que gratis. Obviamente, esto, dicho así, no os cuadrará. La clave está en el real que acompaña a yield. El “real yield” es cuanto pagas de intereses después de tener en cuenta la inflación. ¿Por qué alguien iba a regalar su dinero? Porque la economía mundial ahora mismo es un caos y nadie se preocupa por tener muchos beneficios sino por no tener pérdidas. Y tenerlo quieto no es una opción, ya que cada año disminuirá de valor simplemente por la inflación.

Real Yield Agosto 2011

Cualquiera que sea sensato se dará cuenta de que es una oportunidad única para invertir –que no gastar por gastar-. Este sería el momento de llevar a cabo cualquier inversión necesaria. Cuando la economía se recupere, la oportunidad habrá desaparecido. Y, obviamente, el gobierno estadounidense tiene inversiones que hacer.

¿Y sin embargo cuál es su máxima preocupación? Sí, el déficit -estamos en todas partes igual-. Comenta Ezra Klein que el “déficit importa, pero a largo y medio plazo. Lo que importa ahora es rebajar la tasa de desempleo. ¿Qué es preocupante sobre el déficit? Que se reduzca la inversión privada. ¿Y cómo sabemos cuándo eso está ocurriendo? Por las altas tasas de interés. ¿Y dónde están esas tasas ahora? En negativo.”

No parece por lo tanto que el déficit debiera ser una preocupación inmediata en su caso. Sin embargo, la extrema derecha americana –política, ideológica y económica- está centrando el debate en el asunto. Solo hay que poner la CNN para darse cuenta del grado de psicosis que les afecta. Tienen cuatro miedos fundamentales: China, el desempleo, una doble recesión y la deuda pública. Y en su empeño por mejorar la economía, los republicanos centran el debate en la creación de empleo –bien- y en el déficit. Lo interesante es como pretenden solucionarlo: bajando impuestos y recortando gasto.

Bajar impuestos parece ser una especie de panacea que lo resuelve todo. Lo mismo te sirve para un roto que para un descosido. Quieres recortar tus deudas y decides ingresar menos. Si a eso le unimos que son uno de los países con menor presión fiscal, en el que muchos millonarios directamente no pagan, es sorprendente. Sin los recortes de impuestos de Reagan y los Bush se habrían evitado 9.2 trillones -americanos- de la deuda (un 65%). Y obviamente, la mayoría de esos recortes no fueron a las clases medias y bajas.

Deuda de EEUU como % del PIB 1930-2010

En cuanto al recorte de gasto, al contrario que hace la derecha española, sí que son sinceros. Quieren recortar en sanidad, en educación, en pensiones… Todo lo que suponga gasto social. Los que les sustentan tienen la capacidad económica para asumir esos gastos. Y los que no… pues mala suerte. Así de sencillo. La salud es uno de los negocios más rentables que puede haber. Nadie escatima con la vida de los suyos, nadie duda en arruinarse si es necesario.

Y lo grave de todo esto es que los demócratas actúan como buenos incompetentes. El GOP –Grand Old Party o Partido Republicano-, con locos de la talla de Sarah Palin, Rick Perry o Michelle Bachmann, se empeña en echar a todos por el acantilado, y los demócratas se acercan todo lo posible a él. Sí, stupidity and incompetence.

Lo malo es que en España tampoco es que estemos para dar lecciones a otros países… Tenemos a un gobierno que no sabemos si va o si viene, y a una oposición que pide austeridad a todas horas mientras despilfarra sin sentido en las autonomías que gobierna –casi todas-. Es triste decirlo, pero estamos mal con el PSOE y vamos a estar peor con el PP.

Lo que no entiendo es porque nos pasamos el día hablando de austeridad y recortes cuando el fraude campa a sus anchas – se estima en el 23% del PIB-. Aplicando la presión fiscal actual, supondrían unos 70.000 millones de euros anuales. El sistema público de salud, ese que es inasumible y hay que recortar, cuesta unos 65.000 millones. Y eso sin situar la presión fiscal al nivel del resto de la UE. ¿No hay dinero o no hay voluntad de hacer las cosas bien?

Realmente, en el fondo, ¿por qué estamos como estamos? Porque a los que tienen el dinero les va bien. El número de millonarios aumenta considerablemente a medida que la crisis se hace más dura para el resto. Y nadie les sube los impuestos porque no es adecuado, no es oportuno, no es… vaya, que a los ricos no les apetece pagar más, y tienen la capacidad de controlar a los políticos y engañar a la población. ¿Por qué? Porque los medios de comunicación son suyos, y ya se sabe que lo que sale en la tele es verdad. Así nos va.

PD. Lo mejor del post son los vídeos. No dejéis de verlos.

Tagged with: