En 2006, en una legendaria rueda de prensa, José Mourinho, por entonces entrenador del Chelsea, afirmó: “Catalunya es un país de cultura. Vosotros sabéis perfectamente lo que es teatro y del bueno” .

Pero para teatro del bueno el que se hace en política. Todo el mundo sabe -o debería- que la relación coste/beneficio(1) de hacerlo bien es muy superior a la de hacer buen marketing, buen teatro. Eso es un axioma. Por eso, en política, no destaca la gestión sino la comunicación. Por eso priman los sentimientos sobre la razón. O, como suelo decir siempre que me preguntan: “La verdad no importa, solo lo que puedas vender”.

Y es que, ganarse el favor ciudadano mediante gestión, requiere una extraordinaria e inapelable en el gobierno, y requiere elaborar un minucioso proyecto en la oposición. Y en ambos casos, demasiada gente con demasiados conocimientos en demasiadas disciplinas. El teatro requiere muchísimos menos recursos. Poca gente con muchos conocimientos en pocas disciplinas. La diferencia es evidente. Y las horas a dedicar también lo son.

Y en Cangas tenemos dos obras maestras del teatro: el Centro de Salud de la Cortina y todo lo que lo rodea -Hospital, plan director, etc. etc.- y la Autovía del Suroccidente.

¿Por qué digo que son obras maestras del teatro?

Porque IU, PP y Foro se han convertido en adalides de todo lo sanitario y el PSOE en defensor de la autovía. Y sin embargo, electoralmente, les interesa todo lo contrario. Al PSOE no le interesa que el Gobierno nacional haga la autovía. Fontaniella sería alcalde los próximos 20 años o hasta que decidiera ser diputado. Por su parte, al PP, a IU y a Foro no les interesa que el Gobierno autonómico haga el Centro de Salud -sea donde sea- o realice una fuerte inversión en el Hospital. Eso supondría un espaldarazo para los intereses socialistas. Todo, esto, por supuesto, salvo que te lo adjudiques.

¿Entonces por qué la defensa pública?

Porque les hace ganar el favor de ciudadano y, por desgracia, todos sabemos que es muy probable que no tengamos ninguno de los dos.

¿Por qué es muy probable que no los tengamos?

Porque la falta de liquidez de las administraciones es más que obvia y porque, seamos claros, Cangas no es prioritario para nadie a nivel autonómico y mucho menos a nivel nacional. No hay que ser un genio para darse cuenta. A nivel institucional, no tenemos demasiados votantes y la relación coste/beneficio de darnos algo es peor que en muchos otros sitios. Y a nivel orgánico -más importante en la mayoría de los casos-, los partidos locales no son decisivos a nivel autonómico -salvo, quizás, IU-.

¿Por qué digo que es más importante lo orgánico que lo institucional?

Porque sin el control del partido no eres candidato a nada. El primer paso para tener algo es controlar el partido. Y en esa guerra interna de delegados, se deciden, demasiadas veces, asuntos institucionales. ¿A quién le vas a dar dinero? ¿A quien te aporta muchos votos y apoyo interno? ¿O a quien no necesitas expresamente ni en uno ni en otro? Racionalmente, la decisión es obvia.

Algunos estaréis pensando: ¿y las necesidades ciudadanas? Y la respuesta es: a ver si despertáis, que la mayoría ya tenéis edad. Eso se tiene en cuenta a veces, pero no siempre.

Por eso es algo habitual que los partidos defiendan “lo que toca”. Esto es, normalmente, lo que les dicen desde arriba. Porque, por mucho que insistan en que las decisiones se toman de abajo hacia arriba, eso sí que es teatro del bueno. Los partidos son verticalmente descendentes. Lo habitual es que un nivel tome una decisión y el inmediatamente inferior sirva de altavoz y de escudo de la misma.

Por eso los partidos locales pelearán, inequívocamente, por los intereses de Cangas, en los casos en los que los intereses del partido o los personales vayan en la misma línea que los del municipio. En ese caso no hay problema. No tienen ningún motivo para no hacerlo. El problema será cuando vayan en dirección contraria. En ese caso, ya veremos lo que ocurre, porque si tienen poder para hacerlo, es muy probable que no hagan caso, porque podrían arriesgar su futuro político. Y si están dispuestos a hacer algo… entonces es muy probable que nunca lleguen a tener poder. Eso sí, esas maniobras, siempre con buen teatro, para que no nos demos cuenta.

¿Hay alguna solución?

La hay. Pero no es sencilla porque implica que rememos todos en la misma dirección. Y eso, en Cangas, por lo visto, no es sencillo. Es la misma solución que se aplica en todo el mundo: hacer lobby. Eso deja varias opciones pero todas pasan por implicarse en política. La más sencilla de todas es afiliarse a un partido político local, controlarlo y llevarlo hacia los intereses locales, independientemente de las órdenes que lleguen desde Oviedo. Es más, si tienes suficientes afiliados, en Oviedo procurarán no molestarte demasiado no vaya a ser que vayas contra ellos.

Si alguien tiene un piso cerca del Toreno, que no lo venda. Se va a revalorizar. Vamos a ver teatro y del bueno. Lo malo es que hay mucha gente que no lo sabrá apreciar. Pero, por mi parte, palomitas a cubaos.

 

(1) El coste se mide en tiempo, en recursos… los beneficios se miden en votos.

PD1: Para ser preciso en el análisis, sería necesario pulir muchos de estos temas. Sin embargo, eso conllevaría un post demasiado tedioso. Así que, digamos que, este es un análisis grosso modo, que se complementará con una continuación, ya escrita, que publicaré próximamente, y con los sucesivos posts que vaya escribiendo.

PD2: No es una labor sencilla seguir los acuerdos del pleno si el Ayuntamiento tarda meses en subir las actas. La última es de Mayo. Un poco de transparencia no estaría mal.